jueves, 20 de abril de 2017

Vida, dimes y diretes del Mago de los Penetes (Huertas Ventosa y Jaime Tomàs García)


Cuando el País de los Troleros es atacado por el País de los Embustes, el Mago de los Penetes dará un paso al frente para defenderlo ayudado por su madre (la bruja Toribia) y el mago Damekachetes. Juntos se enfrentarán con dragones, al mago traidor Muchapupa y a todo un ejército enemigo, sólo con la ayuda de unos pocos pelos con poderes mágicos. La aventura está repleta de peligros, sorpresas, amor y sobre todo mucho humor. Este humor se basa principalmente en dos recursos, una narración en tercetos rimados y un continuo uso de los anacronismos.

Vida, dimes y diretes del Mago de los Penetes es un ejemplo de la calidad que llegaron a alcanzar los mejores cómics que se publicaron en España antes de la Guerra Civil. Apareció serializado en la revista Pocholo entre aproximadamente 1933 y 1934, y después fue recopilado en una revista que ha servido de punto de partida de esta edición. El tomo incluye las 22 páginas originales cuidadosamente restauradas (con un esmero y detalle que recuerda a otras reediciones como Don Talarico o Los cuentos de Din Don), prologadas con un magnífico texto de Javier Alcázar que pone en contexto el trabajo del dibujante Jaime Tomàs.

miércoles, 19 de abril de 2017

Los cómics de 'The IT Crowd' (parte 1 de 4): de Jim Woodring a Daniel Clowes

Creo que empecé a ver Los informáticos (2006-2013) cuando sólo se habían emitido dos temporadas en Canal Plus. Me volvió loco. Sus protagonistas, Roy y Moss, son dos informáticos de una gran empresa de Londres que trabajan a las órdenes de Jen, que no sabe absolutamente nada de informática. Dejando a un lado que sus guiones están medidos al milímetro y llevan las situaciones hasta un punto surrealista maravilloso, me encantó el ambiente en el que se movían los personajes. No conocía Spaced (1999-2001), así que pensé que era la primera serie de televisión en la que aparecía tan bien reflejado el mundillo friki. Por supuesto, también fui de aquellos que pensó en su momento que The IT crowd era más friki y divertida que The Big Bang Theory (2007-). Como poco, resulta más creíble. Los personajes de The IT crowd también tienen dificultades para relacionarse con los demás, pero no son trabajadores con una carrera laboral exitosa, sino que son, como cualquier otra persona, vagos y unos fracasados.

Recuerdo que cuando vi la serie en su momento me llamaron la atención algunas referencias a personajes de cómics que aparecían de fondo. Me di cuenta fácilmente del muñeco basado en Buddy Bradley que había encima de una mesa, e identifiqué en los pósters a Frank, aunque nunca había leído nada suyo. Incluso los personajes de la serie estaban leyendo cómics todo el tiempo, cómics de los que no había oído hablar en la vida. Me acordé de todo esto cuando decidí volver a ver la serie hace unas semanas, así que me propuse hacer una lista con el mayor número de referencias a cómics que fuese capaz de identificar. No es una recopilación completa, pero por lo que he buscado en internet al menos es la primera que existe.



1. Odio (Peter Bagge)
En el primer capítulo, cuando Roy se toma su tiempo para desayunar mientras suena el teléfono, se puede ver sobre su mesa un puñado de juguetes basados en varios personajes de tebeos. El que llama más la atención es uno de Buddy Bradley, el protagonista de la colección Odio (1990-1998), creado por el dibujante Peter Bagge. El personaje comenzó siendo un tirado, un adolescente sin motivaciones, desagradable y cínico, pero, a medida que la colección iba avanzando, Buddy crecía y su personalidad iba madurando.

Capítulo 1x01




2. Submundo (Kaz)
Al lado del muñeco de Buddy Bradley se ve otro de los que aparecerá de forma recurrente en la serie, el gato fumador de Submundo (1992-), del dibujante de ascendencia lituana Kaz Prapuolenis. En la segunda temporada incluso se puede ver el tercer ejemplar de los recopilatorios, Ink Punk: Underworld Three (1998), en la estantería que hay detrás de Roy. Los cómics de Kaz son historietas de una página en las que se mezcla lo sórdido con lo naif, en las que se juega con los límites del humor tanto como se utiliza un humor completamente blanco. Gracias a estas tiras, el dibujante ha acabado convertido en guionista de series de televisión como Bob Esponja y Phineas y Ferb.





3. Jimmy Corrigan, el chico más listo del mundo (Chris Ware)
Durante esa primera escena se distingue otro juguete cabezón más que también permanecerá en la serie durante bastante tiempo. Se trata de Jimmy Corrigan, un personaje creado por Chris Ware que fue apareciendo en la revista Acme Novelty Library entre 1995 y 2000. A grandes rasgos, su historia trata sobre cómo un introvertido Jimmy Corrigan de mediana edad conoce por primera vez a su padre. A este relato principal se le unen algunos recuerdos de su infancia y flashbacks de su abuelo cuando era niño durante la Exposición Universal de Chicago.

En un primer momento en los capítulos sólo se distingue este juguete, pero poco después se puede ver también la portada del tomo recopilatorio y algunas páginas interiores distribuidas por el decorado.


Capítulo 1x03

Ficha editorial de la edición en español


4. Frank (Jim Woodring)
«Es uno de mis dibujantes de cómics favorito». Aparte de esta frase, se nota que el creador de la serie, Graham Linehan, siente pasión por el trabajo de Jim Woodring, porque a lo largo de toda la serie su presencia es continua en forma de pósters, juguetes, cómics... El personaje más conocido de este autor es Frank, que suele ser el protagonista de sus cómics, caracterizados por ser mudos y oníricos, llenos de simbolismo. En palabras de Linehan: «Deberíais comprar todos los cómics de Frank, es muy muy bueno».

Capítulo 1x02




Ficha editorial de la edición en español


5. Eightball (Daniel Clowes)
Otro autor por el que Linehan parece sentir absoluta devoción es Daniel Clowes. En el primer capítulo vemos a Roy leyendo el recopilatorio de Eightball antes de recibir una paliza, y también un muñeco cabezón de Pogeybait sobre su mesa. La presencia de Pogeybait en la serie es continua, casi diría que para la serie llegaron a comprar uno o dos muñecos más. Eightball fue una revista formada por 23 números publicados entre 1989 y 2004 en la que Clowes fue desarrollando sus series más famosas: Ghost world, Pussey!, David Boring...

Capítulo 1x01

Ficha editorial de la edición en español

Capítulo 1x01



6. El rayo mortal (Daniel Clowes)
Otro de los cómics más conocidos de Daniel Clowes, El rayo mortal, aparece también de fondo en los primeros capítulos. Fue publicado en el último número de la colección Eightball en el año 2004. En la serie se distingue el póster con la imagen de este superhéroe, Andy, un adolescente huérfano que descubre que tiene superpoderes cuando fuma. La historia recoge todos los clichés de la clásica historia de superhéroes (origen, poderes, ayudante, peleas...) desde un punto de vista alternativo.

Capítulo 1x01

Ficha editorial de la edición en español


7. Ghost world (Daniel Clowes)
Otro nuevo muñeco (y caja) es el de Enid con su máscara de bondage, una de las protagonistas de Ghost world (1993-1997). Se ve de fondo bastantes veces, pero cuando interactúa más con los personajes es cuando Moss, después de golpearse con una puerta (y casi tirar abajo la pared del decorado) juega con ella y con la maqueta de un avión. Este cómic de Clowes cuenta la adolescencia de dos jóvenes adolescentes cínicas y criticonas, Enid y Rebecca.

Capítulo 3x01


Capítulo 3x03


Ficha editorial de la edición en español


8. Pussey! (Daniel Clowes)
Como Ghost world, Pussey! (1989-1994) es otra de las series que Dan Clowes iba desarrollando en su revista Eightball. Su protagonista, Dan Pussey, es un inadaptado que quiere dibujar cómics y que acaba manipulado por el malvado editor Doc Infinity. Jen lo está leyendo en el último capítulo de la serie, poco antes de deducir que la novia de Roy le considera un autista.

Capítulo 5x01

Ficha editorial de la edición en español


9. Ice Haven (Daniel Clowes)
Se nota que en el último capítulo de la serie renovaron la estantería de cómics detrás de Roy, aunque es difícil distinguir cuáles son todos. En el lomo naranja de uno sí es fácil leer un título: Ice Haven (2001). En este cómic, Clowes describe las relaciones entre diferentes personajes del pequeño pueblo del título.

Capítulo 5x01

Ficha editorial de la edición en español

lunes, 27 de marzo de 2017

Alan Moore sobre 'Cómo dibujar cómics al estilo Marvel'


«Por encima de todo, no quiero producir algo ni siquiera remotamente parecido a un Cómo escribir cómics al estilo Alan Moore. Enseñar a una generación de dibujantes y guionistas emergentes cómo copiar a la generación anterior fue una idea estúpida cuando Marvel introdujo su Cómo dibujar cómics al estilo Marvel y sería igualmente irresponsable por mi parte enseñar a guionistas prometedores cómo escribir cuadros de texto extravagantes como "El amanecer transformó el cielo en un matadero" o algo así. John Buscema es un buen dibujante, pero la industria necesita 50 personas que dibujen como él tanto como necesita más gente que escriba como yo.»

Alan Moore, 1985

Fotos de la presentación en La Sombra (14/12/2016)

Hace tres meses fue la presentación de Auge y caída de una historieta en la librería La Sombra de Madrid. Quería haber subido estas fotos antes, pero lo he retrasado porque he estado intentando arreglar la grabación que hicimos de la charla. Como veo que es imposible, voy a olvidarme del vídeo.

¡Muchísimas gracias a la librería por acogernos allí, a Diego por querer presentarla y a todos los que pudisteis pasaros!




jueves, 23 de marzo de 2017

Comunicado de los #FanzinesSalonComicBCN



Carta abierta de los fanzines y carpa de autores de Barcelona:

Estimado/a visitante del 35º Salón de Cómic de Barcelona.

Un año más nos volveremos a encontrar en uno de los eventos de mayor envergadura del estado para compartir contigo varios días de cómic, charlas, exposiciones, talleres, etc.

Sabemos que acudes con ganas de encontrar esa novedad que tanto esperas, lograr la firma de tu autor o autora favorita, ampliar tu colección buscando números descatalogados de tus series preferidas y, por supuesto, hacerte con una buena tanda de fanzines, autopublicaciones, dibujos originales y commissions que solo vas a poder localizar aquí en estos días. Por desgracia, en esta ocasión, no podrás localizarnos en la zona habilitada para la búsqueda y compra de tebeos, uno de los puntos fuertes de esta feria.

El motivo es que la organización de la feria, FICOMIC, alegando motivos logísticos nos han relegado a otro pabellón de la feria. Por lo tanto, la zona de fanzines y la carpa de autores (Artist Alley) se encontrará en el pabellón destinado a las videoconsolas, asociaciones y algunas exposiciones, el pabellón 2.1


No es que hayamos gozado siempre de la mejor ubicación en el Salón del Cómic de Barcelona pero sin duda esta ha sido de las peores. Hemos mantenido conversaciones con FICOMIC (como en años anteriores) pero los resultados no han sido del todo los deseables por nuestra parte teniendo que asumir lo ofrecido.

Los fanzines son parte esencial de la cultura del cómic, así como los autores que durante estos días podrás encontrar en la zona habilitada para ellos, muchas personas que lees y admiras en la actualidad empezaron sus días autopublicándose su propio material, apostando por su arte, por sus guiones, por sus ilustraciones, cómics, etc.

No entendemos como siendo parte del mundo del cómic, y uno de los elementos más atractivos de las ferias de cómics, solo hay que ver la eclosión de nuevos eventos dedicados a los fanzines como el Gutter Fest, Graf, Tenderete, etc., este año no vayamos a poder tener mayor contacto con vosotros, el público, que sois quienes año tras año nos animáis a volver para ofreceros nuevas creaciones.

Por lo tanto, es importante para nosotros haceros llegar este cambio de ubicación, también contar con vuestro apoyo, demostrar que los fanzines son tan importantes como los cómics. Lanzamos con esta carta abierta el hashtag #FanzinesSalónCómicBCN que podéis comenzar a utilizar para potenciar nuestra visibilidad.

Deseosos de encontrarnos cara a cara del 30 de marzo al 2 de abril en el pabellón 2.1 del Salón del Cómic de Barcelona. Por nuestra parte seguiremos haciendo fanzines y trabajando por mejorar nuestras condiciones en futuras ediciones gracias a vuestro apoyo.

Fdo.
Neuh, El Posabirras del Mal,The Rocketman project, Rata & Sara H. Randt, Nimio, Paranoidland, Andrés Palomino (Crónicas PSN), Rantifuso, Joan Tretze (El Sistema D13), Tartatatin, Ivan Roca (Rockmedia)

miércoles, 22 de marzo de 2017

«¿Qué diferencia hay entre un cómic y un tebeo?»


Con la presentación pública de Cairo, tuvimos ocasión de pasearnos por todas las emisoras de radio de Barcelona y lo hicimos en aquellos programas que se interesaron por la aparición de una nueva revista de historietas y que no vacilaría en calificarlos como de programas «progres» dentro de lo que hay. En esos programas y con entrevistadores mayormente jóvenes aunque raramente lectores de cómics, nos sorprendió, me sorprendió, el gran despiste que sigue habiendo sobre el tema. No es de extrañar que la pregunta preferida era aquella de «¿qué diferencia hay entre un cómic y un tebeo?» Que sería lo mismo que preguntar la diferencia entre una película y un film. Y es que este concepto del cómic por encima del tebeo está muy extendido. Me sorprendía hace unas semanas un ordenado kiosquero de las Ramblas, al preguntarle por Cairo y responderme con que allí dónde yo estaba mirando era el lugar de los cómics y Cairo estaba con los tebeos en el extremo opuesto del kiosco. ¿Por qué? Pues sencillamente porque al entender del vendedor en cuestión, el dibujo de la portada del primer número de Cairo era claramente indicador de que aquello iba dirigido a un público infantil, lo que unido a que se lo distribuyeron junto a los Mortadelos de la semana, no le propiciaron duda alguna al respecto.

Trabajo me costó convencer al kiosquero; trabajo tuve para defenderme de los locutores de radio y trabajo tendré en el futuro para andar por ahí afirmando que tanto tebeo es El Capitán Trueno como Cairo y que un cómic y un tebeo es el vocablo aceptado para definir una revista de historietas o cómics. Y lo más importante de todo, que el término tebeo no tiene nada de vergonzante, lo cual no quita que la mayoría de tebeos de los años heroicos fueran una basura. Pero sólo la mayoría. Como ahora, al fin y al cabo. Y si a algo aspiramos en estos momentos es a que los tebeos, en general, alcancen la categoría de neotebeos en general, para así volver a ser simplemente tebeos, en general.

Joan Navarro, Cairo nº 3, 1981

miércoles, 15 de marzo de 2017

Super Humor Superlópez 18 (Jan y Efepé)


En el laberinto: la mayoría de villanos de Superlópez se alían para encerrarle en un laberinto en el que tiene que intentar sobrevivir a doce pruebas que recuerdan a las del mitológico Hércules. Aunque es entretenida y recuerda el enfoque de álbumes como La caja de Pandora o El infierno, el guión tal vez es demasiado sencillo y puede saber a poco.

El Supergrupo contra los Ejectutivos: una banda de ladrones, los Ejecutivos, se dan cuenta de que es más fácil robar como dueños de un banco que como asaltantes de bancos. Efepé recupera detalles de sus álbumes (Thoro, el Superbanco, la increíble Maza...) para lanzar una crítica a la gestión de las cajas de ahorros. Hay chistes que funcionan mejor que otros, pero no se hace aburrida ni repetitiva en ningún momento.

Gran auténtico vidente curandero: la sorpresa del tomo. Con un tema tan manido como son los falsos adivinos, Jan desarrolla un álbum con casi media docena de subtramas en las que no sobra ni falta nada. Hay tres páginas que habría que destacar: un simpático entremés para (tal vez) rellenar páginas, y una escena onírica muda en la que Luisa Lanas se nos descubre como un personaje con sentimientos.

lunes, 13 de marzo de 2017

Howard el Pato: Metamorfosis (Steve Gerber, Gene Colan y otros)


A veces no te das cuenta de lo mucho que te gusta algo hasta que lo pierdes. Es lo que me ha pasado con el Howard el pato de Steve Gerber. No me había fijado en lo diferente y especial que era el personaje y sus cómics hasta que abandona el guionista por reivindicar sus derechos como autor.

El propio Steve Gerber admitía que no planificaba las historias, sino que las improvisaba sobre la marcha. Por esta decisión en un primer momento pensaba que estos dos tomos eran una curiosidad sin más. Al cambiar el guionista, me he dado cuenta de lo neurótico que era el personaje, de sus preocupaciones políticas (no muy habituales en los cómics, creo), y especialmente ese sentido del humor que no busca la risa, sino la sátira y la subversión.

La segunda mitad del tomo, por culpa de la salida de Gerber, pierde rápidamente el interés, Mientras que Marv Wolfman volvió al personaje una caricatura facilona, Bill Mantlo lo colocó en un tebeo Marvel estándar e inofensivo. Los dos cómics finales, publicados seis años después de la cancelación de la serie, dejan también un regusto agridulce. La aventurilla de Steve Grant y Paul Smith consigue dar en el clavo aunque no se atreva a arriesgar, pero el despropósito del número siguiente es indescriptible. Incluso hay que felicitar al traductor por suavizar las bromitas homófobas de la última página. No pintan nada en un tebeo como éste, en el que precisamente Steve Gerber (en las páginas de este tomo) había atacado a Anita Bryant, la activista que se opuso a los derechos de los homosexuales de finales de los 70.

lunes, 6 de marzo de 2017

El universo Marvel de Grant Morrison (Grant Morrison y varios)


Es posible que haya llegado un momento en el que le dé por bueno todo a Grant Morrison. Lo digo porque las tres miniseries (o colecciones canceladas) de este tomo parece que no convencen a otros lectores, pero a mí me han gustado.

Skull Kill Krew está protagonizado por un grupo de moteros que se han lanzado en una misión suicida: detener una nueva invasión alienígena Skrull a la Tierra. Irreverente, con humor, punky, pero bastante metida dentro del universo Marvel. Era una mala época para la empresa, así que es difícil saber si fue cancelada por su peculiar enfoque o por la gestión editorial.

Marvel Boy es un extraterrestre que ha caído en nuestro planeta por accidente, donde es atrapado por el Doctor Midas, un millonario que quiere analizarle para sacar provecho de él. Es mérito absoluto del dibujante J. G. Jones que estos seis números sean un espectáculo continuo, persecuciones y peleas increíbles en las que Marvel Boy lucha contra la codicia personificada.

A continuación, Fantastic Four 1 2 3 4 es una breve miniserie lenta, introspectiva, que recupera la visión más clásica de los 4F de Stan Lee y Jack Kirby. Posiblemente Morrison estaba haciendo su primer intento de un cómic al estilo de lo que después sería All Star Superman. En el plano general, no es una miniserie que termine de funcionar, pero tiene muy buenos aciertos en los detalles, como esa conversación entre Sue y Alicia Masters, o la forma en la que el Doctor Muerte cura a la Cosa.

Por último, el tomo incluye una pequeña curiosidad, una historieta inédita en España de pocas páginas protagonizada por Nick Furia, una tontería divertida en la que nada es lo que parece.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Las aventuras de Sid Scat (Kalitos)


Algo tienen las mascotas, y especialmente los gatos, que llaman tanto la atención como para hacer cómics con ellos. En las librerías hay sobre todo una visión quizás demasiado amable del comportamiento y las anécdotas de los gatos de los dibujantes de cómics: humor blanco, dibujos agradables... Este recopilatorio de tiras cómicas apunta en la dirección contraria. Hay ternura y cariño (cómo no), pero también la irreverencia, el sadismo y la mala leche que se echan en falta en el resto de estos tebeos de gatos.

lunes, 27 de febrero de 2017

Promethea (libro 3 de 3) (Alan Moore y J. H. Williams III)


El tercer bloque de esta colección se dirige hacia el final que se anunciaba de pasada en el segundo tomo: el motivo de la existencia de Promethea es desencadenar el apocalipsis. En comparación con eso, el enfrentamiento con su amiga Stacia van de Veer, la alianza de Tom Strong y el FBI para detenerla y el regreso del villano psicópata Muñeco son pequeños tropiezos en el camino. Alan Moore y J. H. Williams III empiezan este tomo de una manera más entretenida para recuperar en la segunda mitad el enfoque didáctico. Por cierto, muy bien compenetrados por lo que se da a entender en los extras. Moore cierra la colección (y el universo ABC) dejando bien clara su tesis sobre la conexión entre lenguaje, creación, vida y magia. No soy una persona espiritual, así que para mí estas reflexiones que conectan simbolismos, significados y planos superiores de la consciencia sólo me interesan a un nivel teórico. Por eso mismo, creo que uno de los mejores aciertos de Moore y Williams III es el respeto que tienen con las ideas del lector: sólo quieren explicar una forma de entender la vida, no convencer a toda costa de que ellos tienen la razón y el que piensa diferente no.

Hay un detalle que hay que mencionar: la edición de ECC de esta colección ha sido impecable. Estamos muy acostumbrados a ediciones de cómics extranjeros en las que las tipografías chirrían, se notan falsas, son letras hechas con prisas con el ordenador en páginas que piden un poco más de cuidado. Sin comparar las páginas de estos tres tomos con los originales, yo diría que ha habido mucho mimo en la edición.

martes, 14 de febrero de 2017

Museo de Dibujo Julio Gavín, en Sabiñánigo

Acabo de encontrarme de casualidad con un museo en el que, por lo que veo, tienen una colección tremenda de páginas de Bruguera y Ediciones B. Se trata del Museo de Dibujo Julio Gavín, en Sabiñánigo (Huesca).

Por lo que dicen en su web:

«Las estancias del museo se disponen en 14 salas en las que se exponen al público 350 obras, de las más de 3000 que componen actualmente el fondo. El dibujo artístico, el humor, el cómic y la ilustración es el protagonista del Castillo de Larrés con obras de algunos de los artistas contemporáneos más importantes como Dalí o Zuloaga, pasando por Penagos o Freixas, hasta representantes de las vanguardias como José Guerrero o Martín Chirino, y del cómic y el humor como Ibañez o Mingote

Sin embargo, según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, veo que hay muchísimas más páginas. Por ejemplo:






Hay muchas más si se busca en esta página.

Puede ser un lugar de visita obligada para el fan brugueriano, parece.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Dice Ibáñez que los tebeos "ya no existen"

Hace poco la revista Jot Down publicó una entrevista a Francisco Ibáñez. Las entrevistas de esta revista suelen ser muy interesantes porque se habla en profundidad de muchos temas. Las que tratan sobre el mundo del cómic son muy recomendables, me cuesta recomendar sólo una. En esto se diferencia la entrevista de Ibáñez: no aporta nada nuevo, son las respuestas de siempre. Sólo se pueden rascar novedades en los pequeños matices, como cuando reconoce de alguna manera que ha copiado a Franquin.


Vi en Twitter que una de sus respuestas se volvió polémica:

Recomiéndanos un tebeo.

¡Ya no existen! Esta es otra de las espinas mías. Cuando salía a la calle de pequeño y miraba los quioscos, y veía aquellas cantidades de colecciones que había, sobre todo de dibujo realista: que si El Capitán Tormenta, El Capitán Relámpago, El Capitán Trueno… Todos los fenómenos atmosféricos tenían su capitán [risas]. Y es que ahora miras y dices: «Coño, ¿dónde están todas esas colecciones?». Ya no queda absolutamente nada de entonces. Estaba el Pulgarcito, el Can Can, el TDT [sic]… yo qué sé, mil y una. Y todas han desaparecido.

Bueno, ha quedado otro compañero mío, muy buen dibujante también: Jan, el que hace Superlópez, que es magnífico. Pues hemos quedado nosotros dos nada más, prácticamente. Y alguna reedición que se ha hecho de Escobar, del Zipi y Zape; de El Capitán Trueno, que se reeditan muchas cosas porque a la gente le gusta muchísimo.

(No he visto ningún comentario sobre el error que hay en la referencia a la revista DDT, que no TDT).

Y no sólo en Twitter, este comentario ha sido destacado en la revista Cactus de esta manera:

Así es: para el autor de 13, rue del percebe ya no existen cómics, simplemente porque no se venden en los quioscos como antaño. Él, que lleva años viviendo de las rentas, repitiendo lo mismo desde hace décadas, que trabaja con negros que ni siquiera suelen aparecer acreditados en sus obras, que ya criticó al manga en su momento y a los videojuegos después, parece vivir en una burbuja que le aisla del mundo real. Las largas colas que se forman en los salones para conseguir uno de sus dibujos y su firma parecen impedirle echar un vistazo a las obras que se venden en los stands cercanos. Por eso no le deben de sonar autores nacionales consagrados como Paco Roca, Albert Monteys y Santiago García. Tampoco ha debido de prestar atención a jóvenes que triunfan en Estados Unidos, como Natacha Bustos, David Rubín, Emma Ríos o David Aja, ni a series premiadas en todo el mundo durante más de una década como Blacksad. Y eso por citar sólo a los más famosos actualmente en España. Seguro que ni siquiera ha leído la mejor obra de Paco Roca, El invierno del dibujante, que habla de su profesión, de sus antiguos compañeros y de Bruguera, donde el historietista no sale muy bien parado.

Tanto Javier Marías como Francisco Ibáñez siguen mirándose el ombligo, llorando por los tiempos pasados, maldiciendo ante quienes les escuchen (si es que aún queda alguien) que la cultura actual es cosa de bárbaros, que ya no existe nada como Shakespeare o El Capitán Trueno, por absurda que suene esa frase.

Entiendo el cabreo, pero no las formas. Como la respuesta no es acertada, el artículo decide echarle en cara sus errores, le echa en cara los nombres de autores actuales de éxito para ponerle de ignorante, y le describe como ombliguista, llorón, gruñón y atrapado en el pasado.

No sé en qué queda mal parado Ibáñez en El invierno del dibujante, por cierto.

Recuerdo cuando mi abuela vivía y tenía la edad de Ibáñez. Ella también decía tonterías. No sé si los abuelos de los demás también meten la pata, pero la mía sí lo hacía. Aunque dijese cosas completamente equivocadas, ni mis padres no yo la insultamos para corregirla, ni tampoco la linchamos en público. Entendía la edad que tenía, entendía que su visión del mundo dependía de muchos factores y que yo no sacaba nada de beneficio por hacerla daño.

Esta crítica a Francisco Ibáñez es posible también porque es un blanco fácil. Le pasó lo mismo a Goscinny en su momento. Os recomiendo leer la famosa entrevista en la que explicaba cómo todo el mundo le había atacado por la fama que había conseguido con Astérix. Como Goscinny en vida, Ibáñez también representa lo viejo, y no hay nada más rebelde que atacar lo antiguo, el viejo sistema de valores que consideramos superado. He leído errores tremendos en entrevistas a autores jóvenes, de nuestra generación, y no han causado esta polémica. ¿Cómo es eso? Porque no pasa nada si la metedura de pata es de un amiguete, de un colega, o de alguien que en algún momento me puede dibujar este guión, que me puede hacer una reseña en su medio, que me puede editar este proyecto en el que llevo un tiempo trabajando, o que me puede invitar a su evento para que dé una charla.

También es un blanco fácil porque jamás ha atacado a nadie en público, no hay peligro de que quiera responder a las críticas. Incluso cuando estaba en juicios contra la editorial Bruguera, Ibáñez tuvo el acierto de cuidar las formas en público.

Es evidente que Ibáñez está equivocado. Perfecto. Se le puede corregir. Se le pueden recomendar cómics, se le puede hablar de nuevos autores, o estos nuevos autores pueden acercarse a hablar con él y hablarles de su trabajo. Cuando se hacen mesas redondas para que los autores de cómics hablen, ¿se ha invitado a Ibáñez para que participe? ¿No sería genial ver a Max, Paco Roca, Natacha Bustos y Francisco Ibáñez juntos hablando de su trabajo? Hay mil formas de meterle en el mundo del cómic actual, que es muy diferente de ese cómic popular de masas que él contribuyó a construir, y una de ellas no es de ningún modo insultarle. No seamos ombliguistas nosotros con el cómic de nuestra generación, y entendamos el de las generaciones pasadas.

Todos somos cocinicas (XCar, Azagra y Revuelta)


Después de Estoy hecho un cocinicasSigo siendo un cocinicas, el tercer tomo de esta colección se caracteriza por recoger principalmente recetas de los amigos de los autores. A XCar, Azagra y Revuelta no se les nota agotados de ninguna manera, sino animados a seguir explicando nuevos platos con el mismo ánimo que el primer día, intentando superarse a sí mismos, buscando la forma de ser cada vez más amenos y claros. Todo este entusiasmo se utiliza en unas recetas que no son, digamos, las del fondo del barril. Las más comunes ya habían aparecido en los dos anteriores tomos, pero las de esta entrega siguen la misma tónica, son tan sencillas y económicas como las del principio. Si pienso en otros cómics de cocina parecidos, me vienen a la cabeza dos virtudes más de esta colección: son todo recetas que se pueden hacer (no se incluye ninguna rareza extravagante sólo por hacer la gracia), y tiene una variedad tremenda de ingredientes y formas de preparación.

Un detalle aparte que tengo que mencionar: aparezco en una receta junto a Diego Núñez e Isabel. ¡Gracias, XCar!